La alarmante proximidad de los parásitos

por Frédéric Thomas

(Reseña del libro What’s Eating You? publicada en PLoS Biology el 2 de noviembre de 2010)

Traducción de Delia Araujo Morales

Kaplan EH (2010) What’s Eating You? Princeton, NJ: Princeton University Press. 320p. ISBN 978-0-691-14140-4 (pasta dura). US$26.95.

Si tomamos y disecamos cualquier organismo vivo de cualquier lugar del planeta, encontraremos sin falta por lo menos otra especie en su interior: un simbionte, muy a menudo un parásito. Tal ubiquidad pone de manifiesto que la manera en que estos pasajeros interactúan con sus hábitats vivientes es clave para entender muchos aspectos de la vida, primariamente la salud y el bienestar de la especie huésped de vida independiente [1]. Como la mayoría de los animales, los seres humanos vivimos repletos de una enorme variedad de especies simbióticas, entre ellas parásitos que nos han plagado desde nuestros orígenes y a lo largo de nuestra historia evolutiva. Se ha probado que cuando menos 179 especies (eucariontes) parasitan al Homo sapiens sapiens. La mayoría pueden parasitar también a otros animales, pero 35 de ellas infectan exclusivamente a los seres humanos [2].

A la gran mayoría nos disgustan los parásitos, por razones obvias. La idea de que algo nos esté comiendo es bastante desagradable. Y aparte de la aversión puramente sicológica, la mayoría de las infecciones vienen acompañadas de un cortejo de efectos perjudiciales para nuestra salud. Algunos efectos, como la comezón alrededor del ano, son menores y desaparecen con el parásito cuando se da tratamiento, mientras que otros, de la tuberculosis a la elefantiasis, pueden provocar grandes sufrimientos y aun la muerte. Bien al tanto de esas posibles consecuencias, es natural que por todo el mundo la gente se haga preguntas sobre los parásitos: ¿Cómo causan infecciones? ¿Hay comportamientos riesgosos que aumentan las posibilidades de que me infecte? ¿De qué parásitos tengo que cuidarme en mis vacaciones? ¿Qué posibilidades tengo de recuperarme si me infecto y cuánto tiempo tomará la recuperación? Abundantes libros, folletos y sitios de internet abordan esas preguntas, pero el libro What is Eating You?, de Eugene Kaplan, publicado a principios de este año, nos ofrece una perspectiva única y novedosa. Y, como lo sugiere el título, es divertido de leer.

A todas luces Kaplan está fascinado con el mundo de los parásitos. Como buena parte de su vida adulta la ha pasado viajando, visitando una amplia variedad de ecosistemas, se ha topado con muchas especies parasitarias diferentes y en más de una ocasión ha resultado infectado. What is Eating You es un libro de lectura fácil en el que Kaplan relata varias de sus aventuras con parásitos, picando la curiosidad del lector con sus “escandalosas” estadísticas vitales y a menudo con un sutil sentido del humor. Tras una breve introducción en que define las relaciones simbióticas (mutualismo, comensalismo y parasitismo), el libro presenta un desfile de 30 emocionantes historias de la vida real, cada una centrada en torno a un parásito específico y muchas dedicadas a parásitos humanos. Kaplan aborda también fenómenos extraordinarios que cautivan la imaginación, como cuando los parásitos manipulan el comportamiento del huésped hasta llevarlo al suicidio o cuando parásitos de cría como los cuclillos fuerzan a las urracas a criar a sus polluelos mediante una estrategia digna de mafiosos. Kaplan nos ofrece una obra elegante que conjuga ejemplos de la vida diaria con una rica comprensión de la historia natural de las relaciones simbióticas que nos rodean u operan dentro de nosotros.

Aun a quienes llevan una vida del “Primer Mundo” y consideran a los parásitos un problema distante, el libro les hace ver la realidad de su proximidad, además de proveerles muchas anécdotas “sabrosas” y divertidas para la sobremesa (o mejor no). Entre ellas, nos enteramos de cómo descubrió Kaplan que también los hombres pueden dar a luz cuando echó una lombriz intestinal en el retrete. Creo que quienes ya tienen un sólido andamiaje de conocimientos sobre los parásitos sabrán apreciar esta manera informal de abordar el tema. En general, disfruté considerablemente el libro. Para mí, aporta una excelente visión panorámica, a la vez erudita y fácilmente asimilable.

El libro contiene pocos detalles nuevos para el parasitólogo, pero la información relativa a la biología de los organismos simbióticos y sus interacciones con sus huéspedes es exacta y pertinente. Kaplan no sólo pone de manifiesto para el público en general la importancia y ubicuidad del mundo de los parásitos; su texto invita claramente a los lectores curiosos a seguir profundizando en las relaciones huésped-parásito que presenta. A todo lo largo, integra los principios evolutivos con los de la parasitología, la ecología, la epidemiología y la ecología del comportamiento. El libro no contiene ni fotografías ni diagramas, pero está ilustrado bellamente con dibujos.

Vector de la leshmaniasis

Un mosquito Phlebotomus pappatasi acaba de tomar sangre humana, visible en su vientre distendido. Esta especie de insectos es transmisora de la leshmaniasis, enfermedad causada por un protozoario parásito del género Leishmania. Foto: CDC Public Health Image Library.

Entonces, ¿a quién recomiendo este libro? A todo el mundo, desde estudiantes hasta viajeros, en tanto estén interesados en aprender algo sobre los parásitos que nos rodean, en particular los que infectan a los humanos. Es un libro que se acomoda bien a un curso introductorio de parasitología, pues presenta un amplio catálogo de los parásitos más populares (Leishmania, Trypanosoma, Plasmodium, Ascaris, Onchocerca, Schistosoma, etc) y es fácil de seguir sin conocimiento especializado. Servirá de fuente útil de anécdotas para maestros. En lo tocante a esto, sin embargo, la cortísima lista de referencia que ofrece es algo frustrante, y ciertas referencias son muy viejas y probablemente difíciles de encontrar.

El aspecto más robusto de este libro es su toque personal. Es una descripción de primera mano de la experiencia de Kaplan en el campo. Como lo saben los estudiantes de biología, la mayoría de los libros de texto sobre la biología de los parásitos resultan un tanto áridos por ser enciclopédicamente descriptivos y  fríos. Con Kaplan, el lector se siente transportado a través de experiencias de la vida real que despiertan nuestra morbosa fascinación con lo agusanado y fecal. Como lo expresa Kaplan, “la realidad es el cimiento del aprendizaje y en la actualidad los estudiantes están privados de realidad”. Comparto este punto de vista. Mediante toda clase de detalles desagradables y aun aterradores, Kaplan hace atractivo y fácil de seguir lo que, en otros libros, por lo general, resulta soporífero.

REFERENCIAS:

[1] Thomas F, Guégan J. F, Renaud F (2009) Ecology and evolution of parasitism. Oxford, RU: Oxford University Press.

[2] De Meeûs T, Prugnolle F, Agnew P (2009) Asexual reproduction in infectious diseases. En: Lost Sex, Schön I, Martens K, van Dijk P, editores. Nueva York: Springer.

El artículo original en inglés es un material de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de Atribución de Creative Commons, que permite su uso, distribución y reproducción irrestrictos, siempre que se le dé crédito al autor y la fuente originales. La traducción está sujeta a los mismos términos.

Enlace al artículo en inglés

Para citar el artículo original: Thomas F (2010) The Alarming Proximity of Parasites. PLoS Biol 8(11): e1000526. doi:10.1371/journal.pbio.1000526.g001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s