Más de endotermia y evolución

En una nota anterior me referí a los trabajos del doctor Arturo Casadevall y otros investigadores sobre las capacidades endotérmicas y homeotérmicas de los mamíferos. Estas capacidades, que representan una importante defensa en contra de un gran número de hongos patógenos, probablemente le dieron a los mamíferos una enorme ventaja para sobrevivir en la transición al Terciario. Hace poco tuve ocasión de dirigirle a Casadevall varias preguntas que él me respondió amablemente.

—Doctor Casadevall, ¿ha considerado usted el caso de las aves? De hecho, la mayoría de las aves presentan temperaturas corporales más altas que las de los mamíferos.

Albatros real del Norte. Foto de XLerate.

—Las aves también son sumamente resistentes a los hongos, probablemente por las mismas razones que los mamíferos. Ello incluye una combinación de endotermia y la capacidad de inmunidad adaptativa.

—¿La endotermia de las aves pudiera tener orígenes semejantes a la de los mamíferos?

—La endotermia de las aves quizá tenga raíces diferentes que la de los mamíferos, pues fue seleccionada por el intenso ritmo metabólico propio del vuelo, en tanto que las presiones de selección originales que condujeron a la endotermia de los mamíferos se desconocen.

—Hay mamíferos que no mantienen siempre una temperatura corporal elevada, digamos, los osos que hibernan varias semanas en invierno, cuando la escasez de alimentos los obliga a bajar su ritmo metabólico. ¿Se vuelven más susceptibles a las micosis en ese lapso?

—Dada la experiencia de los murciélagos que se vuelven susceptibles a los hongos durante la hipotermia de la hibernación, no me sorprendería que lo mismo les ocurriera a los osos y a otros mamíferos que duermen durante el invierno.

—¿Hay indicios de eso?

—Hasta donde yo sé, no hay información sobre estos animales y puede que resulte difícil de conseguir. La única razón por la que se le prestó atención a los murciélagos fue la gran cantidad de defunciones que se observaron en las cuevas. Si algunos osos mueren durante el invierno, no estoy seguro de que alguien perciba alguna pauta.

Le agradezco al doctor Casadevall su tiempo y sus comentarios. Quien se interese en el trabajo de este científico y sus colegas puede visitar su sitio oficial picando este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s